The Roman Catholic Archdiocese of Atlanta  

El Divorcio y el Volverse a Casar en la Iglesia para los No-Católicos

ringSi usted está leyendo este documento, es muy probable que usted esté interesado en casarse con una persona Católica, y dentro de la Iglesia Católica.  Un sacerdote, diácono o un miembro del personal de la parroquia debe haber hablado con usted en cuanto a sus planes, y en cuanto a su matrimonio previo que terminó en divorcio.  Puede ser que esa conversación trajo a relucir algunas preguntas a su mente.  Puede ser que ante todo usted se haya preguntado: ¿por qué la Iglesia Católica desearía examinar su matrimonio previo para poder permitirle que en un futuro usted pueda casarse con uno de sus miembros? Este documento intenta responder a esa inquietud y a cualquier otra pregunta que usted pueda tener.  También desea ayudarle a  entender mejor la teología de la Iglesia Católica en cuanto al matrimonio, y los procesos que determinan si una persona es libre para casarse nuevamente.

¿Qué Es El Matrimonio?

Para poder entender lo que quiere decir cuando la Iglesia Católica expide una Declaración de Nulidad, es beneficioso contemplar primeramente el concepto antiguo y hermoso que ha tenido la Iglesia del matrimonio.  El matrimonio es una alianza entre un hombre y una mujer que establece una sociedad de por vida.  El matrimonio es una vocación que acoge el bien de los cónyuges y naturalmente los lleva hacia la procreación y la educación de hijos.  Creemos que el matrimonio entre Cristianos bautizados es un sacramento, a pesar de la denominación de los esposos.  

La Iglesia Católica entiende que el matrimonio se lleva a cabo cuando dos personas intercambian consentimiento por medio de votos matrimoniales según las normas de sus propias tradiciones de fe.  De hecho, creemos que aún los matrimonios entre personas no-bautizadas llegan a realizarse con el intercambio de votos según sus creencias y prácticas. 

Cuando dos personas bautizadas se casan de esta manera, creemos que Dios los ha hecho uno en el sacramento del matrimonio  (cf. Mt 19,5).  Porque Jesús enseñó indisolubilidad del matrimonio - “por tanto, lo que Dios ha unido, que nadie lo separe” (Mt 19,6) – creemos que es imposible para cualquier ser humano romper el vínculo, la alianza hecha por Dios entre marido y mujer.

Para que el vínculo matrimonial entre hombre y mujer sea establecido por Dios,  deben haber un número de intenciones por parte de la pareja al momento de su matrimonio.  La pareja debe saber lo que es el matrimonio y debe tener la intención de que sea por vida y estar dispuestos a tener hijos.  Deben tener la intención de la fidelidad y bien mutuo.  Deben también tener la capacidad física y sicológica igual que la madurez personal para dar seguimiento a lo que se han propuesto. 

Cuando se unen todos los factores ya mencionados, una unión sacramental, indisoluble es establecida por Dios.  La Iglesia Católica reconoce, respeta y presume este tipo de vínculo matrimonial duradero  entre personas de cualquier procedencia de fe (y de modo similar entre personas no-bautizadas), aun si el gobierno civil, a causa de divorcio, ya no reconoce que un matrimonio existe.  Es por ello que respetamos su matrimonio previo, aunque usted no sea un Católico.

Pues entonces, ¿Qué Exactamente es una Declaración de Invalidez?

¿Será posible alguna vez entrar a un segundo matrimonio?  Algunas veces se necesita cuestionar nuestra suposición en cuanto a la presencia de un matrimonio sacramental.  La Iglesia Católica reconoce que hay ocasiones que aunque la ceremonia matrimonial haya sido hermosa, se dijeron las palabras justas, y hasta nacieron hijos como fruto del matrimonio, por una variedad de razones, faltaba algo necesario para que se pudiera establecer el vínculo matrimonial.  Cuando éste es el caso, es claramente posible tener a dos personas, legalmente casadas, pero nunca actualmente unidas por Dios en una unión .

Para estar seguros, una Declaración de Invalidez no es un “Divorcio Católico.”  La Iglesia no tiene el poder para divorciar a personas que hayan sido unidas por Dios.  Una Declaración de Invalidez afirma que el vínculo sacramental nunca estuvo presente desde los comienzos del matrimonio.  Si esto es decidido por la Iglesia, las personas quedan libres para casarse nuevamente.  El Tribunal es el juzgado de la Iglesia que decide si este vínculo sacramental estuvo presente en el matrimonio o no.

Dicho ésto,  se debe hacer claro que una Declaración de Invalidez no afecta de ninguna manera la legitimidad de los hijos de tal matrimonio previo.  De modo igual,  no tiene nada que ver con otras obligaciones naturales o civiles como la manutención de hijos o casos de custodia.  La Iglesia no busca señalar entre las personas involucradas quién tuvo culpa por la ruptura del matrimonio.

Cada matrimonio previo debe ser tratado y evaluado cuidadosa e individualmente.  Por lo tanto, hasta que su matrimonio previo no sea revisado a través del Tribunal, usted no será libre para entrar en otro matrimonio  sin por lo menos la presencia o la ocasión de pecado serio.  Entrar a una unión de esta índole con una persona Católica sería removerla de la vida sacramental de la Iglesia, incluyendo el recibimiento de la Santa Comunión.

Algunos Puntos Prácticos

Si se necesita un caso de proceso formal, se le pedirá que complete un breve cuestionario, dando un historial de su matrimonio previo.  Luego usted se reunirá con un Asesor de Caso, quien podrá responder a sus preguntas y ayudarle a completar los papeles preliminares.  El Asesor de Caso le enviará su petición al Tribunal.

Después que toda la información necesaria sea acumulada, deberá esperar por la decisión del Tribunal.  Esta espera puede ser frustrante, ya que se puede tomar meses.  Debido a el gran número de casos matrimoniales pendientes ante el Tribunal y el proceso cuidadoso y detallado con el cual se maneja cada uno, no es posible acelerar la petición de una persona para obtenerle una declaración de nulidad, ni prometerle una fecha definitiva para la conclusión, ni aun prometerle una decisión favorable. Tomando esto en consideración, el sacerdote o el diácono trabajando con usted no puede, ni se le permite poner una fecha para una futura boda.

El costo del proceso es compartido entre la Arquidiócesis de Atlanta y usted (el demandante).  Se le pide que pague un máximo de $500, dependiendo en el tipo de proceso que el Tribunal deberá usar en su caso.  Su tarifa es mas o menos la mitad del costo actual, lo cual cubrirá los costos secretariales, profesionales y operacionales.  Hay varios planes de pago disponibles y nunca se le niega el acceso a este proceso por inhabilidad de poder pagar.

Algunos Comentarios Finales

Aunque este proceso puede traer a relucir memorias dolorosas del pasado, hemos tenido la experiencia que la mayoría de las personas han encontrado nueva fuerza, comprensión y sanación al dialogar acerca de su matrimonio previo con una persona que representa la Iglesia.  Un demandante recientemente nos comentó, “Esto fue una gran sanación para mi.”  Otro demandante dijo, “Ahora me comprendo a mi mismo y a mi matrimonio.”  Todos las personas involucradas en ayudarle a través de este proceso entienden que su trabajo es un ministerio.

Estamos conscientes y agradecemos el esfuerzo que debe hacer una persona en búsqueda de una Declaración de Invalidez.  El proceso puede ser visto como un obstáculo al que usted se case dentro de la Iglesia con su pretendido cónyuge.  Sin embargo, se puede ver también como una manera para crecer personal y espiritualmente hacia la felicidad que usted debería gozar con Dios.  Por favor no permita que alguna pregunta o alguna duda le impida acercarse al Tribunal referente a un matrimonio previo.  Hable con un sacerdote u otra persona Católica de confianza que tenga conocimiento acerca de sus inquietudes. 

Que Dios le bendiga mientras usted está en búsqueda de estar en comunión con nosotros en la fe Católica.  Si usted está divorciado, oramos para que la misericordia de Dios toque las memorias dolorosas durante su vida en la Iglesia.  Si usted decide obtener una Declaración de Invalidez, que sea para usted una fuente de sanación.

Siga leyendo en la siguiente pagina

arrow El Divorcio y el Volverse a Casar en la Iglesia Católica para los Católicos